Campeonatos

1924 - Campeonato de Competencia

1946 - Campeón de Ascenso    

1948 - Campeón de Ascenso

1959 - Campeón de Competencia

1965 - Campeón Anual

1968 - Campeón Anual              

1987 - Campeón de Ascenso

1990 - Campeón Anual

2006 - Campeón del clausura

2006 - Campeón Anual
     2011 - Campeon Anual
     2015 - Campeón Federal C (Ascenso al Torneo Federal B)



El campeón del año 1.924

  

En el largo historial de Sportivo Guzmán son muchos los hechos que se encadenan a una trayectoria nutrida de notas salientes, casi todos los cuales testimonian en forma elocuente el cariño al club en unos casos, el sacrificio en otros, pero documentando siempre el fervor hacia una casaca roja y blanca.

 

 

Pero en el terreno netamente deportivo, ¿Qué puede ser más elocuente que un titulo de campeón? En la historia del club de villa 9 de Julio son varias las conquistas máximas logradas, pero vamos a iniciar la cadena de las recordaciones con la primera gran satisfacción de ese calibre, tal vez sino la más importante, más emotiva, por ser la primera.

Estamos en 1.924. Es el primer año en que Sportivo actúa en el círculo superior, ya que con la inclusión en primera,

la Liga Tucumana

 

de Football cubrió la vacante dejada por Talleres de Tafi Viejo, que había desertado de sus filas.

 

 

La actuación de los JULIANOS en el certamen de fondo era solo discreta, con una colocación a mitad de la  tabla de posiciones, cuando la entidad dispuso hacer disputar el Campeonato de Competencia por eliminación y aquí se produjo la sorpresa. El primer rival nuestro fue nada menos que Correos, que marchaba cómodo puntero en el anual, en base al buen equipo que tenia.

 

 

El match debía jugarse en la cancha que Norluz poseía en calle Rivadavia al 1.400, el primer domingo de Septiembre.

 

 

En la práctica del jueves anterior al encuentro no se presentaron diez jugadores del plantel titular de Sportivo, haciéndolo solamente el arquero. Es que había desmoralización por la poca eficaz campaña que se venia cumpliendo en el certamen de fondo y ante esta situación, los dirigentes dispusieron reemplazar a los remiso con jugadores de la cuarta división (hoy la reserva).

 

 

Sera que Correos, que como decíamos contaba con un buen conjunto nos subestimo al observar la alineación de Sportivo, con casi todo el plantel de cuarta o que estos se superaran demasiado, la verdad es que al terminar el primer tiempo ganábamos por 5 goles a 0 y que el capitán de Correos pidiera al arbitro que diera por terminado el partido antes de empezar el segundo tiempo.

 

 

Esta inesperada alternativa provoco, como es logico, la reaccion de los futbolista de primera de Sportivo, que no solo fueron en su totalidad a la practica siguiente, sino que solicitaron ser incluidos en el equipo a lo que accedieron los dirigentes. El segundo cotejo era semifinal y nos enfrentaba el equipo del club Santa Ana, con quien nos enfrentamos en el viejo Gimnasio del spot, venciendo nuestro equipo por 2 goles a 1. Argañaraz a los 15 minutos y Juarez a los 32 del primer tiempo señalaron los tantos de Sportivo y Andrade el de Santa Ana a los 20 minutos del segundo tiempo. De esta manera, el modesto equipo de Villa 9 de Julio se clasificaba finalista.

 

 

El partido Final

 

 

Como la competencia se había cumplido en dos zonas y en la otra se había clasificado finalista Unión Central Norte, de Tafi Viejo, la Liga dispuso que la definición del titulo máximo se llevara a cabo el domingo 25 de septiembre en el Gimnasio 24, escenario obligado de las grandes jornadas futbolísticas. Una tarde primaveral presidio la fiesta del balompié y un público numeroso y entusiasta dio marco a la jornada. El prestigio de nuestro oponente era innegable, ya que acababa de desafiliarse de la Federación

de Fútbol tras haberse impuesto a San Martín y All Boys y como la campaña de Sportivo era llamativa, se justificaba el interés que había provocado el encuentro, cuyo control fue confiado al referee Rosendo Gimeno.

 

La formación de Sportivo fue esta: Juan P. Moreno; Roque Moreno y Fortunato López; Juan Alarcón, Manuel Fernández y Agustín Arias; Degalin García, Juan Argañaraz, Aurelio Bazan, Miguel Amaya y Julio D. Juárez.

 

A poco de iniciadas las acciones, ya mostró Sportivo un mejor dispositivo ofensivo, bien respaldado por el segundo accionar de la defensa y al llegarse a los 17 minutos, Amaya puso termino a un avance de su línea, sometiendo por primera vez a la valla taficeña.

 

Al cumplirse los 21 minutos, nuevamente Amaya aumento la ventaja de Sportivo, que sello Juárez al completarse 42 minutos. En la parte final presiono Unión con insistencia, pero salvo muy bien la defensa nuestra, hasta que sobre la media hora, el centro delantero Gómez señalo el único gol taficeño, terminado el encuentro con la clara victoria de Sportivo por 3 goles contra 1.

 

Así, con esa campaña y esos hombres, se dio la primera gran satisfacción a todos los que seguían a Sportivo Guzmán, escribiéndose asimismo, la pagina Nº 1 de esos éxitos que terminan siendo inolvidables.

 

Fuente: Libro Bodas de Oro





Año 1946: El Ascenso a Primera División
 
Duro, difícil, sacrificado, así le resulto a Sportivo Guzmán el camino del ascenso y también el de consolidarse en el circulo superior.
Surgido a la vida deportiva en la división ascenso de la Liga Tucumana de Football, supo de la satisfacción de estar en primera durante tres años; 1924, 1925 y 1926, pero al desaparecer la liga, debió afiliarse a la Federación de Fútbol y otra vez en ascenso, es decir volviendo a respirar el clima asfixiante, critico y muy duro de esas latitudes, esperando de una superación casi imposible, la de volver a la cumbre, recobrando una posición perdida por factores extraños a la capacidad del club, con la lógica ansiedad de codearse nuevamente con los grandes, con aquellos que solo daban realce deportivo al campeonato, sino fortificando en razón de eso el engranaje económico de las instituciones.
Fueron pasando los años y nuestro club subsistió gracias a la fortaleza y tesón de los dirigentes y al empeñoso esfuerzo de un núcleo de socios que respaldaban la labor de aquellos. Tan difícil se tornaba ese accionar, si se tiene en cuenta que entre 1937 y 1942 limitaban únicamente en ascenso dos clubes, Sportivo Guzmán y Talleres C.C., los que debían medirse con las reservas de los clubes de primera, tornando mas utópica la posibilidad de ascenso.
Es de imaginarse el panorama que ofrecían esas confrontaciones y el escaso aliciente que tenían los que soñaban con el ascenso. Para colmo, en 1943 desapareció Talleres C.C. y Sportivo solo inscribió quinta y sexta división. Es decir que dentro de ese tono de desastre, de anarquía en que se desenvolvía la actividad futbolística en ascenso, había en nuestro club una reserva valiosa en esas divisiones inferiores y eso fue posiblemente lo que salvo a Sportivo Guzmán.
Pero unidas esas energía juveniles al poder de reacción de los dirigentes y asociados fue lo que permitió a Sportivo Guzmán salir de esa crisis dolorosa de 1944. Cuando ya no hubo campeonato de ascenso y todo parecía derrumbarse en una corriente de conjeturas y de interrogantes, ¿Quién era el culpable? ¿La Federación o los clubes?.
La gente de Sportivo entendía que ellos habían cumplido siempre y estado como vigías al pie del cañón, dispuestos en todo instante a la acción y esa preocupación fue llevada al seno de la Federación, la que dio a entender que todo se debía a la inercia de los clubes, a un dejarse estar que no tenía razón de ser.
Pero como era de esperar, llego la ansiada reacción y en 1945 fue reorganizado el campeonato de ascenso, con la participación de Sportivo Guzmán, Unión Cerveceros; Blas Parera, Correos, FFCC del estado y Universitario.
 
 
Por fin en primera
 
 
Llego así la temporada 1946 y a los aspirantes al titulo máximo en la temporada anterior, se sumo uno mas, Sportivo del Norte. En total, ocho contendores con las mismas aspiraciones. El torneo se hizo en dos ruedas o sean partido y revancha y ello puso a prueba el nervio y temple de nuestros muchachos. En resumen, fue una lucha de guapos, sin renunciamientos y donde todos hicieron derroche de idénticos merecimientos para logar la máxima satisfacción.
Primero se disputo el torneo denominado Preparación y como un preanuncio de la buena nueva, Sportivo Guzmán clasifico primero, para repetir el éxito al adjudicarse el titulo de campeón de ascenso y con ello el derecho de codearse en 1947 con los grandes del fútbol capitalino. El plantel que cumplió esta hazaña estuvo integrado por Justo Arrascaeta, Luís Herrera, Miguel Martell, Gregorio Rojas, Sixto Aguilar, Evangelista Bringas, Conrado Quinteros, Pedro Rocha, Emilio Infante, Ángel Barrera, Esteban Aguirre.
 
 
El apagón de 1947
 
 
Como si el éxito logrado hubiera gastado nuestras energías o que la euforia de ser campeones mermara en algo esa capacidad de que se había hecho alarde meses atrás, la verdad es que ya en primera división el equipo rindió mucho menos de lo esperado y domingo a domingo se fueron desmoronando las esperanzas y como en un tobogán veíamos resbalar tantas ilusiones y derrumbados generosos sueños.
Pronto, la decepción y la amargura fueron nuestras compañeras y el equipo que el año anterior se mantuvo al tope empezó a conocer el amargor de estar último y de no poder salir de esa posición.
Termino la temporada y la tabla de posiciones dijo ¡ultimo! Y descendimos.
 
 
Pero donde hubo fuego…..
 
 
Lo acontecido en 1947, que pudo ser una razón para mirar el panorama con un dejo de desaliento, constituyo más bien algo así como un aliciente. Es que se dijo muchas veces y con cuanta razón, que “donde hubo fuego, cenizas quedan”.
¡ Y vaya si hubo fuego en Sportivo!. Lo de 1947 fue solo un accidente y en la temporada de 1948 quienes iban a probar nuestra envergadura se llamaban Sportivo Floresta, Unión Cerveceros, FFCC del estado, Sportivo del Norte, Blas Parera, Experimental, Tucumán Spot Club, Central Argentino, Universitario y Villa 9 de Julio.
¡Como para descuidarse! . Pero en los muchachos que vestían los colores rojiblanco de Villa 9 de Julio había tan ansias de superación, algo así como de desquite o el deseo enorme de recuperar el terreno perdido, que se podía decir, parodiado a un dicho muy popular, el que “se estaban saliendo de la vaina”. Es que además, había pasta y fibra de campeón.
Como preparando el terreno para la gran lucha, la Federación organizo primero el Campeonato Preparación en una sola rueda por puntos y como ocurriera en 1946, el ganador fue Sportivo Guzmán. Un lindo preludio, por cierto,.
Realmente era un comienzo promisorio, que se acentuó cuando al iniciarse el certamen de fondo, el más bravo desde luego, donde las esperanzas se desparramaban por todos los rincones de la capital. Pero junto a la fe y al tesón de los muchachos de Villa 9 de Julio, estaba su barra bullanguera, animosa y cargada de optimismo y en cada partido, en vez de once, parecían ser veintidós los jugadores de Sportivo.
Como se podía perder entonces y así nomás fue; domingo a domingo se fue afirmando la recuperación y sumándose los puntos, de manera que al terminar la disputa del certamen de ascenso de 1948, este tenis un nombre ¡SPORTIVO GUZMAN!.
Quienes consumaron esta hazaña, porque fue una hazaña sin duda alguna la de eso guapos, respondían a estos nombres: Julio Aguilar, Ángel Barrera, Manuel Castillo, Gerardo Barros, Francisco Aguirre, Miguel Cejas, Ubaldo Heredia, José Zabalza, Pedro rocha, Juan Otarola, Manuel Bigon.
 
 

 
1959: Otra vez campeón de competencia
 
Primero fue en 1924, en el mes d noviembre. La segunda edición fue en diciembre de 1959 o sea treinta y cinco años mas tarde. Estamos refiriéndonos al Campeonato de competencia que siempre se disputo por eliminación.
A Sportivo le toco jugar tres partidos para conquistar el titulo máximo, con la gran satisfacción de que en 1959 fuimos campeones por partida doble, es decir que el campanazo lo dieron los equipos de primera y de quinta división.
 
 
Los resultados
 
 
La primera jornada arrojo los siguientes resultados: Sportivo Guzmán 2 -  All Boys 1; San Martín 4 – Amalia 2 ; Argentinos del Norte 4 –Atlético Tucumán 2; Central Córdoba 7 –Unión Cerveceros 2 ; Central Norte 7 – Obras Sanitarias 0.
En los cuartos de finales Central Norte elimino a San Martín por 4 a 1; igualando primero Sportivo Guzmán y Central Córdoba en 4 goles, para vencer los nuestros en el desempate por 4 a 2.
Semifinalistas se clasificaron Central Norte y Argentinos del Norte, venciendo el primero 2 a 1, para enfrentarse en el partido final “cuervos” y “julianos”, venciendo Sportivo Guzmán por 2 a 1 y logrando así la ansiada conquista del titulo máximo.
Por coincidencia, fueron finalistas, en ambas divisiones equipos de los mismos clubes o sean de Sportivo Guzmán y Central Norte, imponiéndose en los dos casos nuestros muchachos, siempre por la diferencia de un gol, e necesario para ser consagrados campeones con indiscutidos merecimientos.
 



Una campaña excepcional: 1965
 
Las palabras difícilmente alcancen la dimensión suficiente para traducir con exactitud, para ajustarse en un comentario al merecimiento alcanzado en este caso por el equipo superior, al acreditarse los títulos máximos de las competencias de 1965 y 1968.
En el primero, por ejemplo, denominado “Centenario de la Fundación de Tucumán” y donde estaba en juego una valiosa copa instituida por el intendente municipal, se cifraban muchas esperanzas. Había un ambiente de optimismo en la barriada y quizás por ser esperado durante muchos años, en realidad se ambicionaba el titulo de campeón. La competición dio comienzo el 4 de julio y pese a que el resultado del primer partido resulto adverso no decayeron los ánimos y en base a un despliegue ponderable de voluntades, a una capacidad indiscutida y un notorio sentido de responsabilidad y de disciplina, fueron sumándose puntos en el haber y mirando con mas tranquilidad el panorama que ofrecía la competición.
Sobre un total de 32 puntos posibles, Sportivo obtuvo 24, aventajándose al más próximo en la tabla de posiciones, Atlético Tucumán, por tres puntos. En resumen, la brillante campaña cumplida se ciñe a los resultados que consignamos a continuación, computándose partido y revancha; con All Boys, 0 a 3 y 1 a 1; Central Norte 2 a 1 y 0 a 1; Tucumán Central 1 a 0 y 2 a 2; Atlético Tucumán 2 a 0 y 1 a 0; San Martín 3 a 1 y 0 a 0; Amalia 1 a 0 y 5 a 1; Central Córdoba 1 a 0 y 3 a 3.
En resumen, de 16 partidos disputados, Sportivo Guzmán se impuso en 1 , empato 4 veces y perdió en 2 ocasiones, totalizando 24 puntos, por 21 del segundo, Atlético Tucumán. Los muchachos de Villa 9 de Julio anotaron 26 goles a favor, siendo batida su valla en 14 ocasiones. 
 


Magistral campaña la de 1968
 
Como si el peso de tantos partidos jugado a lo largo de 1967, Promocional de AFA y campeonato de la Federación de Fútbol, en vez de restar energía hubieran servido mas bien para afirmar el potencial del conjunto, dándole mayor enjundia o como dando razón al concepto de aquel dirigente que sostenía que “el promocional dio mas prestigio y un mayor caudal de perfeccionamiento que beneficios de orden económico”, la verdad es que el plantel de 1968 causo sensación.
Desde los preliminares de la temporada pudo observarse que el conjunto, colocado a las ordenes del técnico Manuel O. Castillo, que fuera jugador del club, colaborado por el masajista Domingo R. Díaz, respondía a las esperanzas en el cifradas y que no en vano sus confrontaciones con equipos profesionales habían terminado de darle una fuerza y un sentido de equipo de indudable valimiento.
En el curso de la temporada se utilizaron en total veinte jugadores o sean: Raúl Rodríguez, Miguel García, Ricardo González, Oscar Peralta, Santos Veliz, Julio Cancillieri, Segundo Carrizo, Juan Ruotti, Juan Núñez, Víctor H. Safe, Nicolás Frau, Juan Díaz, José L. Gutiérrez, Víctor Robert, Hugo García, Hugo Ledesma, Pedro Avellaneda, Julio Márquez, Pedro Ovejero, y Miguel Loreto.
 
 
Perfomances brillantes
 
 
Sportivo disputo un total de 18 partidos, de los cuales gano 11, empato 6 y perdió solamente 1, en la fecha nº 12 frente a Tucumán Central. Obtuvo un total de 28 puntos sobre 36 posibles, anotando 42 goles a favor por 15 en contra.
Los resultados de los partidos en las dos ruedas, fueron los que consignamos a continuación: con Argentino del norte 2 a 2 y 2 a 2; Atlético Tucumán 1 a 1 y 3 a 1; Tucumán Central 3 a 1 y 1 a 2; Central Córdoba 2 a 2 y 7 a 1; Unión Cerveceros 4 a 1 y 1 a 1; Obras Sanitarias 6 a 0 y 1 a 0; San Martín 1 a 1 y 1 a 0; Central Norte 2 a 1 y 1 a 0; All Boys 3 a 0 y 1 a 0. Los goleadores fueron: Avellaneda 12 goles; Safe 11; Ovejero 6, Ruotti 4, Gutiérrez 4, Núñez 2, Juan Díaz 1 y González 1.
 
 
La gran fiesta
 
 
Fue la tarde del 11 de agosto de 1968, cuando Sportivo enfrento a All Boys en el Fortín de Juan Posse y Juramento, formando el conjunto Juliano con: Rodríguez, Peralta, Veliz, Ledesma y Juan Díaz; Cancillieri y Gutiérrez; Ruotti, Avellaneda, Safe y Ovejero.
Quizás Sportivo haya jugado mal ese día, tal vez estuvo lejos de producir esas actuaciones a que tenia acostumbrado a la hinchada, pero era tal la impaciencia en las tribunas ocupadas por centenares y centenares de adictos, que las fallas se disimulaban y solo se esperaban los goles para gritarlos con fuerza y esa impaciencia almacenada durante toda la semana, aguardando el instante de corear el nombre ¡SPORTIVO CAMPEON!
Engalanaba el marco de las tribunas la presencia de la mujer, que con la policromía de sus vestidos como por su belleza y gracia natural, daban a la fiesta del fútbol un colorido especial y todo eso adquirió una totalidad indescriptible, cuando a los 26 minutos del periodo final, “grillito” Gutiérrez vistió de fiesta la tarde marcando el gol que al final seria el de la victoria y con el cual respaldaba la posición de puntero único, y por ende de campeón, máximo cuando por los parlantes se anuncio que habían empatado Atlético Tucumán y Argentinos del Norte.
Con eso bastaba y sobraba para que atronara en el espacio el grito estentóreo de ¡CAMPEON! ¡CAMPEON! Y todo el mundo, amigos o simples conocidos se abrazaban y sobraban los besos y los apretones de mano. Es que estaba presente en todos el recuerdo de aquel viejo campeón de 1924, las hazañas de 1946 y 1948, la epopeyica conquista de 1959, la victoriosa de 1965, cunado también fuimos campeones con tres puntos de ventaja sobre Atlético Tucumán, al que cortamos una racha feliz de ocho temporadas saboreando la máxima satisfacción.
Luego, ahí nomás empezaron las celebraciones. Callaron los sones de la corneta del “Sapo” Díaz ronca de tanto pregonar su euforia y se improvisaron una y más orquestas y las zambas y chacareras, parecían ser el himno de Sportivo. Matracas, pitos, flautas y también cohetes y petardos llenaban la tarde, en su lenta agonía, de una alegría contagiosa, con risas y gritos. Allá, en un costado de fiel, en la cancha de básquetbol, se improviso el baile y muchachas ataviadas con los colores del club, danzaban alegres y felices, mientras muchos muchachos corrían llevando las casacas de los jugadores, a los que habían despojado cuando estos llevados en andas, habían dado la vuelta olímpica y cientos de voces gritaban su alegría, esa especia de locura, pero locura sana porque partían del alma misma y tomaban forma de alegría cuando es provocada por un motivo como ese que vistió de fiesta la cancha de Sportivo.
Ahí mismo empezaba la gran fiesta en Villa 9 de Julio y sus ecos llegaban a otras barriadas, donde también Sportivo tiene sus adictos y amigos.

Los nombres de los futbolistas, de los héroes de la hazaña eran coreados por todos los rincones de la barriada y en ese momento, como saliendo del silencio, se hacían presente los nombres de quienes también habían volcado su fervor y su trabajo en pro de esa conquista, los integrantes de la subcomisión de fútbol, constituida por Luís Venecia, Máximo Velásquez, Donato García, José Checca y Luís Ruiz.

FUENTE: LIBRO BODAS DE ORO - 1971





A Sportivo le bastó un cuarto de hora
para ser campeón


Torneo Clausura 2006. El “juliano” fue demasiado para el sueño de Marapa.

Si en cinco minutos se toma un té, en un cuarto de hora se toman tres. Claro que también se pueden hacer cosas más interesantes. Un ejemplo lo tiene como protagonista a Sportivo Guzmán, que en vez de exprimir saquitos lo hizo con el sueño de Marapa, y con dos goles liquidó la final del Clausura.
Sin tiempos para hervir los ánimos, el “juliano” fue a los hechos desde el comienzo. Daniel Vázquez no se había empezado a florear en el medio ni Raúl Valdez a proyectarse por derecha cuando llegó una jugada preparada que sobró a los defensores de Marapa. Por detrás, en soledad, como ayer estuvieron las calles de Villa 9 de Julio venía Amadeo Carrizo, que de cabeza puso el 1 a 0.
Insaciable, el arranque furioso de Sportivo no terminó ahí. El cuarto de gloria se iba a consumar una vez que Pablo Jemio agitara su botín. Al trabajo mencionado del capitán Vázquez y del “Pelado” Valdez, el talento del enganche era demasiado para Marapa. Fue entonces cuando nació el segundo de Sportivo. El que se contagió de Jemio fue Cristian Farías, que gambeteó al que se le cruzara y cuando iba camino al arco con pelota y todo, Villafañe lo bajó en el área. El penal fue ejecutado por Jemio, que pateó como los que saben, hacia el palo derecho del arquero José Toledo.
Convertidos los dos goles, ya fue monólogo lo de Sportivo que iba a controlar las acciones sin dejar de asustar con los hiperactivos Javier Rocha y Fernando Farías. ¿Y Marapa? Dignísimo, quiso achicar la desventaja, pero fue más con ganas que con fútbol. Sin sociedades de juego, encontró el descuento a través de una falta a Pedro Ortiz. Por esas carambolas de la vida, el tiro libre terminó en la cabeza goleadora de Sebastián Dip.
El entusiasmo duró poco y si bien el local pudo llegar al empate, se encontró con las manos de Lucas García. Sportivo casi aumenta el resultado global de 5 a 2, pero no hizo falta.




Siempre corrió desde atrás.

Como ya se acerca Noche Buena, ya se acerca Navidad... para dedicar regalos por los éxitos conseguidos es necesario hacer balances y separar los buenos actos de los malos. En líneas generales, Sportivo Guzmán se portó bien y de postre saborea las mieles de un torneo que mereció. No fue fácil coronarse para el equipo de Enrique Chamorro. De hecho, para entrar a la ronda final tuvo que depender de otros resultados; lo hizo, pero siempre corrió desde atrás. Por cuestiones reglamentarias, la ventaja deportiva favorecía al rival de turno y las definiciones lo obligaban a ganar uno de los dos partidos. Para ponerle pimienta y sal, arrancó con el pie izquierdo, con un tropezón en su propia casa ante UTA, el campeón del Apertura. En su semana más difícil, Chamorro y Décima encontraron la fórmula para dejarlo en el camino. Ese triunfo, en Ranchillos, le hizo saber al “juliano” que estaba para campeón. Y ganó tanta confianza que nunca más se detuvo. Lo sufrió Famaillá, otro de los candidatos. Amalia, en tanto, se quedó con las ganas en las semifinales. Sólo faltaba dar el paso final, el de la coronación. Y lo hizo con categoría y algunos lujos, superando a Marapa para un cierre a todas luces. Un torneo logrado sin objeciones que lo lleva a la final con UTA.


Final del anual 2006

Sportivo hizo feliz a toda Villa 9 de Julio

La gran final del fútbol tucumano. En infartante definición por penales, los “julianos” vencieron a UTA y conquistaron el Anual.

 

Villa 9 de Julio debió esperar 16 años para volver a gritar ¡campeón! Sportivo Guzmán obtuvo el Anual de la Primera “A” liguista, al derrotar a UTA por 8 a 7, en una dramática definición por penales. En el estadio de All Boys, a puertas cerradas, se definió la serie que había quedado inconclusa (3-3), el sábado en el “Monumental”, por falta de luz eléctrica. En el primer partido jugado en el fortín de Villa 9 de Julio venció el conjunto juliano por 3 a 0, la revancha fue a favor de UTA por 3 a 0.
Lucas García volvió a vestirse de héroe, pues el arquero “juliano” fue el encargado de convertir el penal que le dio el título al equipo capitalino. En cambio, su colega José Herrera desvió el último disparo y sentenció la suerte de UTA.
La cronología de los hechos indica que a las 17.20 se abrió el estadio “gallego” para dejar entrar a los planteles, directivos y periodistas. Algunos familiares de los jugadores burlaron el control que realizó la Policía en el portón de plateas de calle Uruguay.
Los directivos de All Boys habían acondicionado sólo el área grande del arco norte para que pudieran patear los penales, mientras que el resto lucía un pasto demasiado alto. Cuando todos se aprestaban a observar la definición, el árbitro Mario Bacas exigió que todo el campo estuviera demarcado reglamentariamente.
Esto motivó que los directivos de UTA salieran a buscar cal para marcar las líneas. En cierto momento, se observó a Miguel Greco, presidente de los “tranviarios”, colaborando en la tarea.
Esta situación motivó que recién a las 18.28 comenzara la definición. Primero le tocó el turno a Rubén Luna, que puso en ventaja a UTA (4-3); luego Ramón Lizárraga igualó la serie (4-4); a continuación convirtió Carlos Suárez para UTA (5-4); seguidamente Julio Mamaní puso el 5 a 5. Después le tocó el turno a Diego Pereyra, que puso el 6-5, luego Gabriel Luna volvió a establecer la paridad (6-6); José Suárez puso el 7-6 para UTA, e inmediatamente Segundo Páez estableció el 7-7. Por último, llegó el turno de los arqueros. Herrera, de UTA, se encaminó decididamente para encargarse de la misión, pero no tuvo suerte: remató afuera, junto al palo izquierdo de García.
Toda la responsabilidad para la definición de la serie quedó en manos del arquero “juliano”. Con una tranquilidad y precisión que sería la envidia de los especialistas en la materia, García colocó la pelota a la derecha de Herrera, que había elegido el otro palo.
A partir de ese momento, se desató el carnaval. Los jugadores, cuerpo técnico y directivos de Sportivo se fundieron en un interminable abrazo y el grito de campeón viajó desde Villa Urquiza al fortín “juliano”.



 

Sportivo Campeon del Anual 2011

Desde horas muy temprana la adrenalina y ansiadad iban invadiendo en el animo de toda la barria de Villa 9 de Julio, que esperaba con ansias las 17:00 hs para ver entrar en accion a sus guerreros dentro del campo de batalla el cual seria en esta ocasion el estadio de San Martin.
Desde muy temprano la tribuna de callle Bolivar se iba tiniendo de roja y blanca, niños, mujeres, jovenes, ancianos, le deban color con sus camisetas, banderas, gorras, globos, etc...
Salen a la cancha los guerreros del Condado, esa tribuna explota con juegos artificiales y papelitos ... IMPRESIONANTE RECIBIMIENTO.


Sportivo atacaba e inquietaba al golero celeste, pero para mala suerte llego el gol de los visitantes a traves de Palacios, pero eso gol fortalecio al Juliano. Comenzo a aparcer la figura del encuentro Alfredo " El Bambino" Carrizo, quien al juntarse con Villafañe desboradan por el sector derecho del ataque Juliano. 
De tanto ir llego la igualdad a traves de un cabezazo de Sebastian Lunas. Ese gol le dio mayor tranquilidad al conjunto de Villa 9 de Julio.
En el 2do tiempo los Juliano comenzo a hacer circular el balon por todo el ancho del terreno, Carrizo se convirtio en el armador y Villafañe desequilibraba con sus desborde. En una Execelnte jugada, con pared incluida entre estos dos fenomenos llego el gol del campeonato, su autor no podia ser otro que la figura del encuentro "El Bambino" Carrizo.
A pesar de estar un gol arriba los Juliano siguieron buscando aumentar la diferencia, tambien manejando el balon a su criterio. Cuando el arbitro dio el pitazo final se desato la fiesta del CAMPEON, en la cancha , en las tribunas y en toda Villa 9 de Julio.


SALUD CAMPEON..!!!!

FUISTE EL MEJOR EQUIPO DEL TORNEO, EL QUE MAYOR PUNTAJE OBTUVO, EL QUE MAS PARTIDO GANOS, AL QUE MENOS GOLES LE CONVIRTIERON.
 

DALE CAMPEON, DALE CAMPEON......!!!!



Campeón Torneo Federal  C 2.105 


Por fin llego el dia soñado por todos los hinchas del equipo de Villa 9 de Julio, despues de 48 años Sportivo Guzman logra clasificar para disputar un torneo de A.F.A. 
Desde muy temprano las calles que rodean al Fortín Juliano comenzo a teñirse de rojo y blanco, banderas, gorros, camisetas, todo lo que puedas imaginarte le daba ese color especial al día. 
Sportivo Guzmán derrotó en el partido de vuelta a Deportivo Luján de Jujuy por 2-0 (4-0 el global) y ascendió al Torneo Federal B. Los goles de Sportivo llegaron a través de Velardez y Barrera.
El “juliano” armó su táctica a partir del triunfo que obtuvo en tierra jujeña y se olvidó del buen trato que suele darle a la pelota. Le costó desplegar su acostumbrado juego y lo salvó el hecho de que, pese a todo, fue mucho más que su rival.


Es verdad que el dueño de casa apoyado por 8 mil almas también llegó poco, pero arrimó un cierto peligro que no terminó en gol por ineficacia propia. Sebastián Luna y Velardez dos veces no acertaron.
Igualmente, en el complemento el Juliano salió con otra idea y llegaron los goles del equipo de Víctor Concha.
El aliento fue ensordecedor con “soy juliano” y “dale campeón”. Cuando el árbitro pitó el final, una multitud invadió el campo de juego a festejar el ascenso con una racha invicta de local.


No importaba la edad. Disfrutaron chicos y grandes. También hubo lágrimas de alegría, sonrisas, abrazos y gritos eufóricos por el logro del club de sus amores. Esa fue la postal una vez finalizado el encuentro.

 

 


Volver a página principal

 


 

 

Programa de Radio
 
Sentimiento Juliano :

Lunes 20:00 hs
Publicidad
 
 
los julianos

Contacto
 
soyjuliano@yahoo.com.ar
 
Hoy habia 1 visitantes (18 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=